6 de diciembre de 2019

BUITRE LEONADO

 
 
El buitre leonado, con una envergadura de más de dos metros y entre 7 y 11 Kg. de peso, es una de las mayores aves que surcan los cielos de Aragón.
 
 
Debido a las nuevas normativas por las que se prohíbe abandonar animales muertos, fuente de alimentación para estas aves carroñeras, se ha puesto en peligro la subsistencia de estas extraordinarias rapaces. Gracias a la ubicación por toda la geografía aragonesa de comederos regulados se ha paliado, en parte, la falta de alimentos para estas poblaciones necrófagas y se está contribuyendo a su supervivencia.
 
 
 
 
 
 
 
Una experiencia diferente de la mano de Manuel Aguilera
 
 
Cuarenta años dedicado a los buitres dan para mucho.
 
Ram, Pinto, Pistolo, Canela, Zagal… son algunos de los nombres con los que se dirige a ellos.
"Ellos os ven a vosotros como bichos", nos dice Manuel.
Y dirigiéndose a sus amigos los buitres "No os los comáis, que los he traido contados"
 
Una experiencia única que cambia la percepción temerosa que podemos tener hacia estos animales. Ante la seguridad que nos transmite Manuel y estando a dos metros de ellos, solo podemos sentir admiración.
 

 
Tal como aparece en su web el Fondo Amigos del Buitre (FAB) es una entidad conservacionista sin ánimo de lucro. Tiene como fin la protección, conservación y divulgación de las aves carroñeras y sus hábitats. Sus principales actuaciones son la manutención de comederos artificiales para buitres, alimoches y milanos, así como cebaderos para quebrantahuesos en el Pirineo Aragonés y sus estribaciones.

 
 

4 comentarios:

  1. Estupendo reportaje (parece oírse el poderoso aleteo de esos míticos seres). Fue muy interesante compartir esa experiencia con Pilar y otros "locos/as" de la fotografía.

    ResponderEliminar
  2. Unos magníficos acercamientos a estas aves. Hasta ahora los había contemplado en varias ocasiones en la naturaleza, siempre a cierta distancia, pero por lo que veo aquí es posible acercarse a ellos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Excelente y privilegiado reportage fotográfico.

    Había ya oído hablar de la problemática que se había generado al prohibir el abandono de reses muertas, en concreto en Navarra y hará cosa de más de veinte años. Nos decían que a veces los buitres bajaban hasta los mismos caseríos en busca de algo de comida.

    PODI-.

    ResponderEliminar
  4. Y proteger a los buitres contribuye al equilibrio del ecosistema. Tengo que ir por ahí. Buen reportaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar