31 de enero de 2013

DANCE DE SARIÑENA Los Monegros



En 2011 el dance de Sariñena fue declarado Fiesta de Interés Turístico de Aragón.

El diablo


Perdido en la memoria de los tiempos y en los recuerdos de nuestros mayores, el dance de  Sariñena se mantiene fiel a la tradición en estos tiempos cambiantes.

Dentro de los dances monegrinos se considera uno de los más completos por conservar en su representación música, baile y teatro.

Estricto en sus actuaciones, este dance de notorio carácter religioso limita sus representaciones a las festividades de la localidad: El 15 de mayo en honor a San Isidro Labrador y el 2 de septiembre en honor al patrón San Antolín, fecha esta última en la que se realiza la representación completa.






Ya vemos a los danzantes, calzón, faja y medias portan, alpargatas, cachirulo y cintas para adornar.
Ya sale el dance a la calle, suena la gaita en Monegros.
"aprieta el codo gaitero y hagamos el tarirán"

El viejo, la cardelina, el jilguerillo, con dance, la tórtola, la aurora, la aurora vieja, las manzanillas, entre las ramas y las flores; son algunas de las numerosas mudanzas que se conservan.





El coloquio empieza ya, el día a día comentan mayoral y rabadán.

Interviene el mayoral con los dichos y motadas, en los que nos relata de forma jocosa los chascarrillos acaecidos en la localidad durante el año.

Una frase popular es aquella que dice "saldrás en los dichos" cuando a alguien le ocurre algún desaguisado digno de no ser contado.



Las mudanzas son bailes que se acompañan con palos, broqueles y espadas, en los que 16 danzantes (adultos) y 4 volantes (niños) en grupos de cuatro se entremezclan y evolucionan al son de la gaita de boto aragonesa.





El diablo irrumpe en escena poderoso y amenazante.

El ángel, representado por una niña -único personaje femenino del dance-, sale a su encuentro y amparándose en la fe divina, le vence; cayendo el diablo postrado a sus pies.

El Bien ha vencido al Mal. 






Se escenifican las luchas entre moros y cristianos en defensa de la fe.

Generales moro y cristiano defienden sus posiciones y no llegando a un acuerdo, incitan a sus guerreros a una pugna con espadas, "a las espadas, cristianos; a los aceros, paganos"




La cama


La rueda


El degollao
  
                                        
Continua y finaliza la representación con la mudanza más esperada "El degollao".
Se trata de una danza de espadas en la que los danzantes evolucionan en círculo en torno a uno de ellos, colocando las espadas sobre sus hombros y alrededor del cuello, para formar una torre a la que ascienden los cuatro volantes y el rabadán.
Van girando y danzando al son de la gaita y las palmas del público, que poco a poco van aumentando su intensidad hasta acabar en un caluroso aplauso.